Ondina

Día 26 de agosto, mes del Agua    

Ondina

Y el Árbol de los Mil Cuentos, con su profunda y pausada voz, comenzó su relato...

Érase una vez una pequeña casa en un lugar llamado Alsacia. Allí nació una hermosa niña a la que pusieron el nombre de Ondina. A su nacimiento acudieron todas las hadas del contorno y cada una fue entregando a la recién nacida, un don. Su abuela, que también era un hada, le otorgó una vida muy larga.

Pasaron los años y un día, la joven Ondina se enamoró perdidamente de un joven muy guapo pero de cabeza hueca, que con sus dulces palabras la encandiló y consiguió que Ondina olvidará a sus padres, a sus amigos y dejara de hacer su trabajo. Como castigo la abuela condenó a Ondina a amar por siempre al joven.

Poco después, el joven la abandonó, sin embargo Ondina seguía locamente enamorada de él por el hechizo de su abuela y también porque ella era muy inocente. El joven buscó una treta para quitársela de encima y que no le molestara más...