Orientándonos gracias al sol, pronto encontramos los campos de flores. Ya desde muy lejos podemos sentir el aroma y los olores. Podríamos llegar con nuestros cinco ojos cerrados, pero los llevamos bien abiertos y a la vuelta de la vieja encina... ¡qué maravilla!

Los colores son brillantes y parece que nos llaman a voz en grito. Hacía mucho tiempo que no veníamos a esta zona y está rebosante de flor abierta. Es magnífico. Vamos a tener trabajo para varias semanas.

gifs tarro de miel

No os podéis imaginar cuánto tenemos que trabajar. Para poder fabricar una sola de vuestras cucharadas de miel tenemos que visitar nada más y nada menos que cuatro mil flores, pero somos muchas y las flores huelen tan bien...

Además en la tarea de la polinización nos ayudan otros muchos insectos, pájaros como los preciosos colibríes, e incluso mamíferos como algunos murciélagos.

cuentos de hadas y duendes